Wing – Wing sings AC/DC (single)(2005)

wing

Anoche un amigo me mostró una artista diferente. Después de meditarlo, a instancias de mi amigo, decidí inaugurar una nueva sección en este espacio. La voy a denominar: estrellas inusuales.

Voy a estrenar este apartado con algo espectacular. Algo novedoso a la altura del Axl Rose gordo o la abuelita del grindcore. Su nombre: Wing Han Tsang o simplemente Wing. La señorita Han Tsang nació en Hong Kong, pero emigró a Nueva Zelandia donde conoció la fama. Era un martes. Mientras estaba en la tina comenzó a canturrear un tema de Rainbow -la banda británica- y tuvo un revelación. “Al diablo con las carreras tradicionales”-pensó cubierta de espuma-“para qué dedicarme a la contabilidad si tengo esta maravillosa voz”.

Todo empezó como un hobby. Sabiéndose una privilegiada su espíritu altruísta la empujó a entretener a los ocupantes de hospitales y casas de retiro a los alrededores de Auckland. Por insistencia de muchos conocidos, que le habían sugerido lanzarse al estrellato, debuta con un álbum con canciones de Andrew Lloyd Weber, su talento y un sencillo teclado electrónico. Ella no necesita nada más. Su estilo desenfadado, alejado de los cánones convencionales, la catapultó al éxito internacional a través de los covers.

Más de uno podrá decirme que los covers hablan de una falta de habilidades compositivas, pero eso es un argumento débil, pues todos los grandes han grabado temas de otros artistas. Hay quienes igualan una tonada mientras otros la mejoran o modifican agregando personalidad a la mezcla, eso sin mencionar cambios a la letra. Existen versiones tan distintas de un mismo tema que podrían ser consideradas, original y copia, como parientas lejanas. Además todos lo han hecho, pensemos en los Rolling Stones, los Beatles, Joe Cocker, Metallica y demás, algunos con más gracia que otros. No tiene nada de malo.

Wing ha interpretado canciones geniales. Ha deleitado a sus admiradores y provocado envidias entre sus detractores. Tiene algo en su repertorio para todos los gustos, desde ABBA a los Carpenters pasando por Michael Jackson hasta llegar a Elvis Presley, y por supuesto, AC/DC. Cuentan las malas lenguas que Angus Young invitó a Wing a sustituir a Brian Johnson dentro de la mítica AC/DC, pero Wing -una estrella solista desde su inicio- rechazó la propuesta. En su lugar ella le sugirió que mejor invitaran a un amigo gordo que conoció cuando cantaba en una clínica de obesidad. Hoy el resto es historia.

Los que la conocen afirman que es una mujer de misterio. Cuando los promotores la contratan reciben, de manos de su representante, una lista de peticiones estrambóticas: rosas amarillas, camerino individual, gong tamaño grande, menudencias de pollo en una cubeta, hamaca, ventilador industrial y un póster de un paisaje nocturno de Hong Kong. A veces sale al escenario cuando le toca, otras no. Dicen que cuando hay luna llena le da por recordar China y se pone a llorar hasta quedarse dormida. Despierta un rato después bañada en sudor frío. En una entrevista confesó que se soñaba a sí misma perdida en un bosque, y para colmo de males, en su sueño era de noche y tenía miedo de estar solita.

Para mí fue un descubrimiento más bien tardío. Anoche me la enseñaron y hace rato me enteré de que Wing se retiró oficialmente el año pasado. Más no me preocupa. La ovación popular siempre tienta a los artistas a regresar a los escenarios. Así pasó con los Scorpions.

Como andamos desatados les voy a dejar el lado B de ese sencillo, Back in Black, no sin antes añadir, para una futura trivia, que Wing participó en un episodio de South Park.

Neneh Cherry – Blank Project (2014)

neneh cherryneneh-cherry-2_2832737k

Recuerdo a Neneh Cherry en los años ochentas con su sencillo “Buffalo Stance”. En aquel entonces dicha canción la catapultó a la fama internacional e injustamente la consideré otra artista one hit wonder como las que proliferaron en esa década. A decir verdad, ese sencillo combinaba el sonido de los sintetizadores típicos de la época new wave, un poco de rap y la maravillosa voz de Neneh, siendo en resumidas cuentas, un clásico ochentero en toda la extensión de la palabra. Al llegar los noventas, colabora con Youssou N’Dour en el éxito “Seven Seconds”. Realmente, esto es todo lo que supe en su momento y con el tiempo lo fui olvidando, pues como decimos en México, santo que no es visto, no es adorado.

Pues son muchas las cosas que ignoraba acerca de ella. No sabía que es sueca, ni que fue DJ en una estación de radio pirata en Londres, Inglaterra. Desconocía el hecho de que trabajó en los arreglos del Blue Lines de Massive Attack y que colabora regularmente en proyectos con músicos de todo tipo. Aprendo un poco todos lo días.

Recientemente, me crucé con Blank Project, su cuarto trabajo en estudio, el cual fue producido por Kieran Hebden, alias Four Tet y cuenta con la colaboración de Robyn en uno de los cortes.

Se trata de una combinación de trip hop, ritmos tribales, rap sin llegar a exagerar y un poco de electrónica en estilo drum and bass. La música es interesante e indudablemente el disco está lleno de momentos muy rescatables, aunque después de un rato puede llegar a sonar monótono y sumamente repetitivo.

Mis favoritas: “Spit Three Times”,  “442” y “Out Of The Black (feat. Robyn)”.

En términos generales vale la pena. Definitivamente, no va a revolucionar la música como la conocemos. ¿Qué tanto sonará en mi casa?, ocasionalmente. Para el escucha casual quizá sea prescindible, pero para el verdadero fanático es fundamental.

Recomendable al 75%.

Sean Rowe – Madman (2014)

MadmanSean-Rowe-2

Para comprender la música de Sean Rowe, es necesario primero comprender al hombre detrás de ella. Nacido en 1975, él es trovador, poeta, bloguero y naturalista. Se dice que pasa largas temporadas al norte de Nueva York, cazando y recolectando como nuestros antepasados.

Desde temprana edad, Rowe empieza a tocar la guitarra y al escuchar la voz de Otis Redding, finalmente se anima a cantar. Viaja por los Estados Unidos, toca en bares y pequeños locales, acompañado de su guitarra, la ingeniosa percusión que genera sobre el cuerpo de la misma al tocarla y una voz de barítono muy particular.

Madman es su cuarto larga duración. Combina en este trabajo música folk, con una mezcla de elementos del rock, blues, gospel y  R&B, en una exquisita combinación que nuestros vecinos del norte denominan americana.

Sus influencias son muy claras, Leonard Cohen, Bob Dylan, Tom Waits e incluso Captain Beefheart, lo cual no demerita la frescura ni la originalidad de su trabajo.

La música es francamente inspiradora y sus letras son profundas, sensibles y humanas; trata de manera sencilla temas que van desde el amor y el crecimiento personal hasta la existencia misma y una búsqueda incansable de espiritualidad.

La verdad es que fue un descubrimiento que me llevará indudablemente no solo a buscar sus demás trabajos, sino a seguir muy de cerca su carrera profesional.

Debo confesar que en esta ocasión me tropecé literalmente con un garbanzo de a libra. Llevo tres o cuatro vueltas el día de hoy. Conociéndome estaré hablando de este disco por días y recomendándolo a todo aquel que me quiera escuchar.

Recomendable al 92%.

Peter Murphy – Lion (2014)

Peter Murphy - Lion (2014)

El décimo álbum en estudio de Peter Murphy es una interesante pieza de música post-punk, industrial y gótica que supera con creces su trabajo anterior del 2011 intitulado Ninth.  Existen tres versiones del mismo; en cd sencillo, doble deluxe -que incluye un cd con canciones en directo- y en vinyl. El disco fue producido por Youth de The Killing Joke y gracias a la conjunción de ambos talentos el resultado es un álbum consistente, con algunos momentos memorables y otros francamente olvidables.

Las letras son sumamente sofisticadas y la temática mística hará seguramente las delicias de los seguidores de este mítico cantante. En cuanto al sonido, mientras algunos de los cortes están destinados en convertirse en clásicos, otros son flojos e intrascendentes.

Gran parte del álbum suena fresco, pero hacia la mitad pierde empuje para sonar genérico y poco inspirado, debido en buena parte a que fue grabado en escasos cinco días. Afortunadamente hacia el final se recupera y termina de manera más que decorosa.

Los cortes con ritmos rápidos a mi gusto son los mejores; las baladas las siento aburridas y poco originales.

Mis favoritas “I am my own name“, con ese exquisito sabor a medio oriente; “Low Tar Stars“, con su ritmo acelerado y sonido a la Bowie; y “Loctaine“, pausada, melancólica y profunda.

En términos generales un buen álbum, quizá más del gusto de los acérrimos admiradores de Murphy. Una buena compra, sí, pero nada del otro mundo.

¿Regresará a dar una vuelta de vez en cuando en el cd player?, no lo creo, aunque tampoco lo descartaría.

Recomendable al 80%.

El otro día fui a la tienda de discos más cercana a mi casa. En realidad solo iba por un disco. Tenía pensado comprar el de Django Django, perteneciente a la colección LateNightTales, de la que me he vuelto fan y de la cual tengo algunos discos. No lo tenían en existencia y como nunca he sido de ir a buscar y de no encontrar irme con las manos vacías, me puse a vagar por la tienda. Después de mucho pensar y debatirme entre varias opciones, opté por el trabajo más reciente de Peter Murphy.

Jack Bruce (1943-2014)

Jack Bruce 1Jack Bruce 2Jack Bruce 3

Falleció John Symon Asher Bruce, mejor conocido como Jack Bruce. Su legado jamás podrá olvidarse, pues fue sin lugar a dudas uno de los mejores bajistas de todos los tiempos. Conocido por ser integrante de Cream, el primer súper grupo de rock de la historia y pionero de la música psicodélica de los años sesenta.

Pieza clave en proyectos como West, Bruce & Laing, cuya breve discografía dejó una huella profunda en el blues-rock de nuestro tiempo. Compañero de los grandes de la música Eric Clapton, Ginger Baker, Leslie West, Ringo Starr, Gary Moore y Robin Trower, entre los que es y seguirá siendo sumamente apreciado. Es hoy por hoy una influencia indiscutible en generaciones posteriores de músicos por su genio y calidad interpretativa.

Artista prolífico cuya carrera abarcó cuatro décadas.

De su carrera solista destacan los álbumes “Songs for a Tailor” (1969), “Out of the Storm” (1974), “I’ve Always Wanted to Do This” (1980) y su último trabajo “Silver Rails” (2014).

Destinado a pertenecer al mausoleo de las súper estrellas, el día de hoy ocupa un lugar entre los grandes que ya no están con nosotros. Su fantástica obra ha de perdurar y resistir el paso del tiempo.

Descanse en paz.