The Cramps – Fiends of Dope Island (2003)

cramps - fiends of dope island

Al comprar este disco, lo hice bajo la premisa de que se trataba de material nuevo,  pero lo hice engañado, pues en la tienda le pusieron mañosamente una etiqueta sobre el año de edición. En realidad, eso es un detalle insignificante tratándose del trabajo de uno de mis conjuntos musicales preferidos.

Los Cramps y yo tenemos cierta historia.

Mi primer contacto con la banda fue a través del álbum “Stay Sick” (1989), regalo de mi padre cuando los discos compactos en México eran una novedad y la tienda era una pequeña boutique de una gran cadena extranjera. Posteriormente, mi abuela me regaló durante un viaje el disco “Off the Bone” (1983), uno de mis favoritos. El material  seguía siendo difícil de conseguir, al menos en el medio en el que yo crecí.

En algún punto de mi adolescencia, alguien olvidó en casa el vinil de “Songs the Lord Taught Us” (1980), el gran clásico. Este ejemplar se perdió durante mucho tiempo para aparecer en una mudanza. Ahora nuevamente está en mis manos y no tiene un solo rayón, a pesar del posible maltrato sufrido a causa del olvido y una inadecuada forma de conservarlo.

Pero hablemos de The Cramps, una banda surgida a finales de los años setenta en Sacramento, California. Conjunto formado por el matrimonio de Lux Interior y Poison Ivy. Tras un breve periodo de tiempo, de su tierra natal se trasladan a Akron, Ohio –famosa por ser el lugar donde iniciaron grandes agrupaciones– y de ahí a Nueva York, en búsqueda del éxito.

Famosos por su vestimenta, consistente en una mezcla de atuendos sadomasoquistas y disfraces propios de películas de horror serie B, rescatan el rock and roll estilo años cincuenta, el surf y el rockabilly para añadirle punk, movimiento cultural popular en aquellos años. En las portadas de gran número de sus álbumes, incluían una pin-up girl terrorífica en el sentido más vintage imaginable.

Seguro se estarán preguntando, ¿a qué suenan?, pues a algunos de los números de Elvis Presley de su primera época, pero con guitarras distorsionadas y una voz desafinada, sin exagerar. Muy distinta a la música punk de sus contemporáneos, la temática de sus letras también es distinta, pues a diferencia de muchos de sus compañeros de género, ellos hablan más de ciencia ficción y terror que de protesta política y temas sociales.

Ahora bien, “Fiends of Dope Island”, es su octavo y último larga duración; en 2009, fallece Lux Interior, y un capítulo importante de la música punk queda cerrado para siempre.

the-cramps-wide-709922En este álbum, la banda no cambia su estilo, en realidad, a través de los años se apegaron fielmente a la fórmula que los catapultó al estrellato. Sin duda, el contenido es predecible y falto de experimentación, pero soy de la idea de que si algo funciona, no necesita compostura.

Escúchalo, dame tu opinión.

Recomendable al 80%