Wing – Wing sings AC/DC (single)(2005)

wing

Anoche un amigo me mostró una artista diferente. Después de meditarlo, a instancias de mi amigo, decidí inaugurar una nueva sección en este espacio. La voy a denominar: estrellas inusuales.

Voy a estrenar este apartado con algo espectacular. Algo novedoso a la altura del Axl Rose gordo o la abuelita del grindcore. Su nombre: Wing Han Tsang o simplemente Wing. La señorita Han Tsang nació en Hong Kong, pero emigró a Nueva Zelandia donde conoció la fama. Era un martes. Mientras estaba en la tina comenzó a canturrear un tema de Rainbow -la banda británica- y tuvo un revelación. “Al diablo con las carreras tradicionales”-pensó cubierta de espuma-“para qué dedicarme a la contabilidad si tengo esta maravillosa voz”.

Todo empezó como un hobby. Sabiéndose una privilegiada su espíritu altruísta la empujó a entretener a los ocupantes de hospitales y casas de retiro a los alrededores de Auckland. Por insistencia de muchos conocidos, que le habían sugerido lanzarse al estrellato, debuta con un álbum con canciones de Andrew Lloyd Weber, su talento y un sencillo teclado electrónico. Ella no necesita nada más. Su estilo desenfadado, alejado de los cánones convencionales, la catapultó al éxito internacional a través de los covers.

Más de uno podrá decirme que los covers hablan de una falta de habilidades compositivas, pero eso es un argumento débil, pues todos los grandes han grabado temas de otros artistas. Hay quienes igualan una tonada mientras otros la mejoran o modifican agregando personalidad a la mezcla, eso sin mencionar cambios a la letra. Existen versiones tan distintas de un mismo tema que podrían ser consideradas, original y copia, como parientas lejanas. Además todos lo han hecho, pensemos en los Rolling Stones, los Beatles, Joe Cocker, Metallica y demás, algunos con más gracia que otros. No tiene nada de malo.

Wing ha interpretado canciones geniales. Ha deleitado a sus admiradores y provocado envidias entre sus detractores. Tiene algo en su repertorio para todos los gustos, desde ABBA a los Carpenters pasando por Michael Jackson hasta llegar a Elvis Presley, y por supuesto, AC/DC. Cuentan las malas lenguas que Angus Young invitó a Wing a sustituir a Brian Johnson dentro de la mítica AC/DC, pero Wing -una estrella solista desde su inicio- rechazó la propuesta. En su lugar ella le sugirió que mejor invitaran a un amigo gordo que conoció cuando cantaba en una clínica de obesidad. Hoy el resto es historia.

Los que la conocen afirman que es una mujer de misterio. Cuando los promotores la contratan reciben, de manos de su representante, una lista de peticiones estrambóticas: rosas amarillas, camerino individual, gong tamaño grande, menudencias de pollo en una cubeta, hamaca, ventilador industrial y un póster de un paisaje nocturno de Hong Kong. A veces sale al escenario cuando le toca, otras no. Dicen que cuando hay luna llena le da por recordar China y se pone a llorar hasta quedarse dormida. Despierta un rato después bañada en sudor frío. En una entrevista confesó que se soñaba a sí misma perdida en un bosque, y para colmo de males, en su sueño era de noche y tenía miedo de estar solita.

Para mí fue un descubrimiento más bien tardío. Anoche me la enseñaron y hace rato me enteré de que Wing se retiró oficialmente el año pasado. Más no me preocupa. La ovación popular siempre tienta a los artistas a regresar a los escenarios. Así pasó con los Scorpions.

Como andamos desatados les voy a dejar el lado B de ese sencillo, Back in Black, no sin antes añadir, para una futura trivia, que Wing participó en un episodio de South Park.